Blog

4 situaciones que pueden acabar en tragedia con tu smartphone

Seguramente alguna vez le habrá ocurrido alguna desgracia a un smartphone tuyo o al de alguna persona cercana a ti. Nos referimos a que se rompa un móvil, por daños físicos o por daños de software. En Weimei sabemos que los smartphones son una parte esencial de nuestra vida hoy en día. Hacemos decenas de cosas con ellos y guardamos todo tipo de información en su interior. Por eso queríamos hablarte de algunas situaciones que pueden provocar que tu smartphone se rompa. Creemos que es bueno que las conozcas, porque así serás más consciente de las malas prácticas y de los peligros; y sabrás cómo evitarlas.

1.- Rotura por caídas

Las caídas son el pan de cada día. Deben preocuparte porque un mal golpe podría dejar inservible a tu smartphone. Lo habitual es que se rompa tu pantalla, pero también otras desafortunadas consecuencias no perceptibles a simple vista. Por ejemplo, la caída puede hacer que se rompan piezas internas o se pierdan los contactos ya que hay componentes muy pequeños y delicados en el interior de los smartphones.

Llevar guardado tu móvil en un bolsillo donde sobresale mientras paseas, haces deporte e incluso sentado, es una mala práctica que puede acabar en una caída accidental. Esto le puede ocurrir a cualquiera. Te aconsejamos que guardes tu móvil en un bolsillo donde quepa entero, en un bolso o en una bandolera por dar algunas ideas que hagan que sea menos probable que caiga al suelo.

2.- Rotura por exceso de humedad o de calor

Hay smartphones resistentes al agua, pero incluso esos terminales tienen un límite. Debes saber que el exceso de agua provoca más humedad de la que pueden tolerar. Que se te moje tu smartphone no es algo bueno, ni siendo resistente al agua. Así mismo, tampoco es buena la sobreexposición al calor, y es que someter a tu terminal a temperaturas muy altas durante mucho tiempo puede perjudicar a la electrónica que tiene.

Nuestro consejo es que procures guardarlo en algún sitio donde se pueda evitar la exposición a la humedad y al sol. Esto es importante por ejemplo cuando vas a la playa, cuando lo dejamos en el coche en verano, o nos lo llevamos al cuarto de baño para ducharnos oyendo música.

3.- Avería por virus y malware

Algunas apps —incluso las de la tienda oficial de aplicaciones de tu smartphone— pueden venir con una desagradable sorpresa en forma de virus u otro malware. Por supuesto, las más peligrosas son las apps y juegos que te puedas descargar de Internet de fuentes que no sean de confianza. Esto lo puedes evitar en buena medida con sentido común, no fiándote de cualquier fuente y descargando apps de las tiendas oficiales con muchas descargas y puntuación elevada.

Si ya te has infectado puede que un antivirus te saque de esa situación, pero también es probable que te encuentres con que tienes que resetear el móvil al estado de fábrica.

4.- Brick por rootear el smartphone

En un artículo pasado ya te contamos qué es el root o rootear en un smartphone. Realizar esta práctica es algo habitual entre quienes quieren tocar configuraciones avanzadas de un terminal o instalar ROMs personalizadas. Ahora bien, como te decíamos en el artículo mencionado, es un proceso peligroso que puede provocar que tu teléfono quede brickeado y que se convierta en un elegante y caro pisapapeles. Por lo tanto, te recomendamos no rootearlo.

Como ves, tu terminal puede estar expuesto a que ocurra una tragedia cualquier día y se dañe. Esperamos que hablar de algunas de las posibles situaciones que pueden provocarlas y las sugerencias que te hemos dado te ayuden a que no te ocurra. Estamos seguros de que, si las tienes siempre en mente, es más probable que tu smartphone esté a salvo y no te lleves un disgusto :)