Blog

5 métodos de seguridad para tu smartphone

La cantidad y variedad de datos que guardamos en un Smartphone es enorme. Por si fuera poco, no es raro que en un móvil se mezcle información personal e información profesional. Por ejemplo, documentos, fotos, contraseñas y cualquier otro tipo de archivos e información delicada que se te pueda pasar por la cabeza. Debido a ello, emplear medidas de seguridad es algo que deberías tomarte en serio. Evidentemente, no es bueno vivir en constante alerta y tensión, al fin y al cabo, usamos el móvil todos los días y al igual que cerramos nuestra casa con llave, la idea detrás de usar medidas de seguridad es precisamente la misma, proteger el contenido de nuestro terminal. La seguridad tiene además dos vertientes: la primera es proteger tu información de ojos curiosos y la segunda, poder recuperarla en caso pérdida. En Weimei queremos ofreceros información sobre los 5 métodos de seguridad más comunes y fáciles de usar para nuestros usuarios ¡No te los pierdas!

 

1. Copias de seguridad en la nube

Se podría decir que este consejo es universal y el primero que todo usuario debería conocer. Está orientado más a la recuperación de datos, en caso de pérdida o robo, pero también puede incorporar protección mediante contraseñas de la información almacenada. Desde Weimei creemos sano realizar copias de seguridad periódicas en la nube. Existen muchas opciones gratuitas y de pago. Los móviles Android generalmente vienen preparados para usar el servicio de nube de Google: Google Drive, pero podemos darte ejemplos como DropBox o OneDrive, entre otros. Así, si no te queda más remedio que cambiar de móvil, podrás instalarte una de esas apps y recuperar el contenido con tu cuenta.

 

2. Borrar datos, bloquear el terminal y hacerlo sonar con Android

Android integra algunas medidas de seguridad muy interesantes para cubrir tu espalda en caso de pérdida o robo. Por ejemplo, tiene una web llamada Administrador de Dispositivos Android. Si inicias sesión en esa página con tu cuenta de Google, tienes tres opciones: borrar los datos del teléfono, bloquearlo para que no puedan usarlo, o hacerlo sonar en caso de que no sepas dónde lo dejaste y quieras localizarlo. Además, también puedes ver dónde está tu móvil en un mapa si todavía sigue encendido y si tienes la ubicación activada previamente en él. En definitiva, es un servicio muy recomendable y totalmente gratuito si lo extravías o te roban.

 

3. Proteger el móvil con medidas de seguridad de desbloqueo

Otra medida adicional, muy común y que probablemente ya estés utilizando es que protejas tu móvil con alguno de los múltiples métodos de desbloqueos que suelen incorporar los móviles hoy en día. Android cuenta con múltiples opciones que abarcan desde un sencillo PIN de cuatro o seis dígitos, contraseñas complejas, hasta complicados patrones de desbloqueo. Desde la pantalla de Ajustes de tu smartphone puedes acceder a todas estas opciones básicas de seguridad. Si todas estas medidas te siguen pareciendo pocas, porque crees que el mundo es un lugar oscuro y lleno de terrores, también puedes encontrar apps de terceros en Google Play especializadas en este tipo de funcionalidades que amplían o mejoran este tipo de métodos de seguridad.

 

4. Cifrar información sensible

Es probable que tengas información y archivos que sean más importantes y delicados que otros. Datos especialmente importantes a los que nos gustaría proteger un poco más. Si este es tu caso, creemos que es bueno que te tomes la molestia de cifrar el contenido más sensible de tu smartphone. Al igual que en el caso anterior podrás encontrar muchas apps que te ayuden con esto, pero si tienes un smartphone Weimei estamos orgullosos de decir que nuestro sistema WeOS integra ya su propia función para cifrar archivos muy útil y fácil de utilizar. :)

 

5. Tú mismo

Puede parecer obvio, pero el mejor guardián de un teléfono es su propio dueño. Al margen de las precauciones meramente físicas (recordar donde lo ponemos, vigilarlo si lo ponemos encima de la mesa de un bar, etc.), usar el teléfono responsablemente es, probablemente el método más efectivo para proteger su contenido. Una primera recomendación de uso desde Weimei de las más importantes es no descargar aplicaciones desde otro sitio que no sea Google Play Store. Google somete a todas las aplicaciones que están disponibles en su tienda a unos controles de seguridad, por lo que, salvo raras excepciones, las aplicaciones del Google Play Store son seguras. Al igual que en nuestra entrada anterior, mantener tus aplicaciones actualizadas es otra buena práctica, ya que aparte de rendimiento, se suelen ir corrigiendo los posibles fallos de seguridad que pudieran tener. En esta línea, una buena medida de prevención es no descargar archivos adjuntos de correos cuyo remitente no conozcamos. Un error habitual de los usuarios es descargar archivos adjuntos de e-mails que han recibido de fuentes extrañas. Por último, no uses contraseñas evidentes e intenta no usar la misma contraseña para todo. Puede sonar evidente, pero habitualmente, por pereza y comodidad, tendemos a usar contraseñas que nos sean fáciles de recordar, y para no llevar la cuenta de mil contraseñas diferentes solemos usar la misma en los miles de sitios web que nos registramos. Hoy en día, el mejor tipo de contraseña y más difícil de averiguar es aquella que incluye letras mayúsculas y minúsculas, números y algún carácter no habitual como una simple “@”. Ejemplo C0Ntra5eÑ@!

 

¿Conocíais estos métodos antes? ¿Hay algún método que uséis vosotros que os resulte eficaz? ¿Conocéis alguna app que recomendéis para mejorar la seguridad? ¡Queremos oíros!