Blog

Los controles de calidad en las fábricas de smartphones

La mayoría de productos "made in China" han tenido hasta ahora mala reputación. Estamos acostumbrados a oír que son productos que se estropean con facilidad, de calidad cuestionable y que no tienen garantía.

En el mundo de los smartphones, como ya os hemos comentado anteriormente, la mayoría de terminales provienen de China, incluso los de marcas muy conocidas que intentan convencernos de que son 100% españolas.

Hasta en Apple podemos leer en su serigrafía trasera "diseñado en California, fabricado en China". Y es que la calidad de un producto no depende tanto de qué país proceda, si no de la fábrica en la que se ha creado y la marca que lo distribuye, pues son ellas las que controlan en mayor o menor medida la calidad del producto, y ese es el tema que vamos abordar en este blog.

Antes de fabricar de forma masiva un smartphone, ya se producen varios controles de calidad muy rigurosos que es obligatorio pasar. Cada móvil está compuesto por cientos de componentes, que son suministrados por diferentes proveedores. El primer control de calidad lo hace cada proveedor de los componentes antes de enviar sus productos. En nuestro caso, JDI hace un control exhaustivo de todas sus pantallas antes de enviarlo a nuestra fábrica.

Luego, todos estos proveedores mandan sus productos a la fábrica de ensamblaje, donde pasan un primer control de calidad en el que se chequean los componentes. Este se realiza en función del coste y la importancia del producto. Tanto en el caso de las pantallas como en el de las placas base, las cámaras y baterías, se revisan de forma exhaustiva debido a su alto valor. Otros componentes como cables o tornillos, pasan por un control aleatorio en diferentes lotes.

Una vez superado este segundo control, los componentes son aptos para entrar en la línea de producción y comienza su fabricación. Al final de la línea de producción se efectúa otro control de calidad del terminal completo y ensamblado. Este se realiza mediante el modo ingeniero del smartphone. Todos los móviles cuentan con un modo ingeniero, con él se puede testear al 100% el funcionamiento del terminal, todos y cada uno de ellos deben pasar por él y superarlo.

Una vez testeados los terminales, se hace un cuarto control de calidad, en este caso sería aleatorio. Se escogen varios lotes de smartphones y se vuelven a testear con el modo ingeniero. Si se encontrara algún fallo, se comprueba su gravedad, se compara con más terminales para ver si comparten el mismo error. Si así fuera, el terminal sería considerado como no apto por la marca, por lo que se produciría de nuevo desde cero. En el otro caso, si no se encontrara ningún fallo y la producción es apta, esta quedaría lista para ser entregada a la marca.

En este punto, la marca puede hacer su propio control de calidad, pero esto es algo relativo a cada marca. En weimei siempre realizamos este paso y también realizamos otro último control cuando el producto entra en nuestros almacenes, para asegurar que no hayan recibido ningún daño en el transcurso del envío. Como ves, son muchos los controles de calidad que pasa tu móvil antes de llegar a tus manos.

¡No pierdas de vista nuestro blog semanal y descubre todos los secretos de la industria del Smartphone!