Blog

¿Por qué no se reparan teléfonos móviles mojados?

Mi teléfono móvil se ha mojado ¿entra en garantía? Esta es una pregunta que nos hacen mucho nuestros usuarios. Para dar una respuesta, hemos creído interesante informar a los usuarios (weimers o no) de las razones técnicas por las que ningún fabricante repara smartphones mojados.

Ni Apple o Samsung, que usan la resistencia al agua como argumento de venta, reparan los terminales afectados por humedad, y uno puede comprobar con búsquedas sencillas en sus webs que, si el agua llega a entrar y a dañar las partes internas, el terminal queda fuera de garantía.

 

¿Cuáles son los casos más habituales de teléfonos mojados?

Los casos más frecuentes se presentan como fallos, en apariencia, puntuales. El usuario nos comunica que no funciona alguna parte del teléfono, como el micrófono o el táctil de la pantalla. Pero en apariencia el resto del terminal parece funcionar correctamente. Sin embargo, al abrir el terminal, las conexiones de la parte dañada muestran oxidación.

Suele ocurrir por accidente, y los casos más habituales han sido teléfonos que se han caído a un lavabo o a la bañera, cuando el usuario se ha llevado el terminal para escuchar música, por ejemplo, mientras se ducha o se lava las manos.

Hay que destacar que para que un móvil se moje por dentro no necesariamente se ha tenido que sumergir en agua, el vapor de una ducha caliente puede introducirse con facilidad por las rendijas y afectar a los componentes internos, ya que el vapor, al condensarse, se convierte en líquido.

 

¿Cuál es el daño que más suele sufrir un dispositivo cuando se moja?

El agua en estado líquido es un potente conductor que permite el flujo de electricidad a velocidad y potencia alta. No sólo eso, se extiende en todas direcciones por lo que suele alcanzar a varios componentes al mismo tiempo. Un teléfono con agua dentro, si está encendido, puede producir problemas en múltiples partes de la placa base, y aunque parezca que se ha dañado sólo una parte, la realidad es que el problema seguirá agravándose.

Por si fuera poco, el agua puede evaporarse sin dejar rastro inicialmente, hasta que aparece la oxidación posteriormente que revela que ha sufrido daños por líquido o humedad.

 

Pero si el agua se evapora, ¿cómo podéis saber que un dispositivo ha sufrido daños por humedad o contacto con líquidos? 

Existen varios métodos. Como hemos dicho antes, el primero y más común es que en el 95% de los casos la zona principal afectada por humedad presenta oxidación bastante evidente. ¡Hemos tenido un caso que olía directamente a café!

También hay etiquetas en la parte interior que cambian de color cuando la humedad entra en contacto con ellas, permitiéndonos saber que ha entrado líquido en el teléfono.

Lo más importante, el cliente suele ser sincero la mayoría de las veces y nos dice que el teléfono se ha mojado, en cuyo caso siempre evitamos hacerle pasar por el trastorno de recogerle el terminal para acabar diciéndole que no tiene reparación posible. Algo que no todo el mundo recibe muy bien, y por ello queríamos explicar esta situación.

 

¿Tenéis algunas recomendaciones?

¡Claro! En general, la precaución suele ser el mejor aviso que podemos dar, ya que todo el mundo sabe que un smartphone es un aparato sensible que hay que cuidar, por lo que tenerlo cerca del aseo, del lavabo o de la bañera, es comprar papeletas para que ocurra una desgracia. 

A muchos nos gusta escuchar música mientras nos duchamos, por lo que nuestro consejo sería usar un altavoz Bluetooth que, si bien también puede sufrir los mismos daños por humedad, suelen ser infinitamente más baratos de reemplazar que un teléfono móvil.

Si te vas a llevar el teléfono a la playa o a un río, siempre es conveniente llevarlo dentro de alguna funda hermética, para que, en el peor de los casos, el teléfono siempre esté protegido.