Blog

La nueva revolución del smartphone. Parte I

¿Tu Smartphone como ordenador personal?

Para muchos, puede dar la sensación de que el mercado de la telefonía móvil esté viviendo un estancamiento como el que viviera justo antes de que se reinventara la telefonía con la aparición del smartphone.

Es verdad, hemos vivido mejoras en los terminales, resistencia al agua, pantallas curvas, algunos incluso coquetean con pantallas flexibles, dos cámaras… Mejoras significativas, sí, pero nada que realmente suponga una revolución o innovación en el mercado, un game changer.

Pero estamos a punto de vivir el siguiente cambio. ¿Queréis saber cuál es? Hagamos entonces un pequeño ejercicio de imaginación.

Estamos acostumbrados a llevar nuestro smartphone con nosotros a cualquier lado. Imaginemos que llegamos a nuestro puesto de trabajo y, en lugar de encender un ordenador, tenemos un monitor, un teclado y un ratón conectado a una pequeña base, con un hueco o cable al que podemos conectar nuestro smartphone. Al introducirlo o conectarlo, el monitor se enciende y tienes tu sistema operativo, ejecutando los programas que necesitas para tu trabajo, recibiendo tus notificaciones, llamadas y demás, por ejemplo, usando unos auriculares con micrófono Bluetooth.

Acabada tu jornada, te levantas, coges tu teléfono y marchas. Y cuando llegas a casa, tienes dos bases, una en tu escritorio, con un monitor, un teclado y un ratón, y una conectada a tu televisión. ¿Quieres trabajar en tus proyectos personales, jugar a videojuegos, mandar e-mails, etc.? Colocas tu teléfono en la base del escritorio y listo. ¿Que quieres ver contenido tipo Netflix, HBO o YouTube en tu salón? Pues te llevas el teléfono al salón y lo conectas a la base de la televisión.

Desde luego, la idea me apasiona. Olvidarme de ordenadores de sobremesa, de pesados portátiles y demás. Mi oficina personal y profesional siempre conmigo, y en mi bolsillo, pero de verdad.

¿Qué me diríais si os digo que esa será la siguiente revolución? ¿Y qué me diríais si os digo que ya ha comenzado? En realidad, ya hubo una gran compañía que fracasó estrepitosamente y ahora mismo otra que no está teniendo demasiado éxito. Pero, lejos de disuadir a la competencia de intentar lo mismo, todavía queda una gran marca dispuesta a arriesgarse.

¿Queréis saber quienes son estas compañías, sus intentos fallidos y el futuro por delante? Y lo mejor de todo, ¿queréis saber quién será finalmente quien se llevará el gato al agua abriendo camino para el resto? Pues estad atentos al próximo blog y agarraos, porque vienen curvas.